Lenguaje Emocional

La educación emocional comienza desde la cuna y cada expresión de afecto constituye un sostén emocional en el desarrollo de un niño. Cada palabra dicha construye significados en esta etapa vital.
Durante este periodo evolutivo, el lenguaje está en proceso y en desarrollo de su consolidación. Es necesario enseñarles a nuestros niños a expresar sus emociones, para que luego, puedan adquirir nuevas formas de regulación y manejo sobre ellas.
En esta etapa, el uso del lenguaje debe fomentarse como un medio de comunicación y comprensión de las emociones. El juego simbólico adquiere mayor protagonismo y así los juegos de roles, y la interacción con el otro. Esto favorece la propia conciencia emocional y la de los demás. Es necesario comenzar a trabajar la empatía, ya que se está dejando atrás una etapa egocéntrica. Por lo tanto, se fortalecen estrategias sencillas para la regulación de las emociones, la resolución de conflictos, y habilidades sociales que favorezcan la convivencia.