Creciendo con otros

A partir de los 6 años los niños adquieren mayor autonomía familiar y aumentan los vínculos sociales. Es una etapa importante para desarrollar valores y habilidades que faciliten la convivencia. Por otra parte, se torna necesario comenzar a fortalecer aspectos de la autoestima, ya que los niños comienzan a compararse con los demás, promoviendo a su vez el respeto por la diversidad. Aparecen emociones morales tales como la vergüenza, el orgullo o la culpabilidad. Les pesan las injusticias, y aumentan su sensibilidad hacia los otros, es un buen momento para trabajar la empatía. Aparecen nuevos desafíos en el aprendizaje, por lo que diversas estrategias para la regulación acompañan al manejo de emociones como la frustración o el enojo.
En el transcurrir de esta etapa, los niños comienzan a reducir su grupo de amigos. Comienzan a generar vínculos mas profundos con algunos amigos. Por lo que es importante acompañarlos en este proceso, cultivando su autoestima y favoreciendo relaciones con compañeros y amigos de manera sana y pacífica.