Nuevos dispositivos, mismo desafío

La situación actual en la que vivimos irrumpió la forma en que se venía aprendiendo y trabajando en el ámbito educativo, demandando innovación y creatividad a todos los que integran los colegios para lograr la continuidad pedagógica y seguir ejerciendo, desde los ámbitos familiares y los dispositivos tecnológicos, su fundamental rol social. En conversación con la, Prof. Eugenia Cossini Directora Gral. del Austin ebs examinamos los alcances de este impacto.

Producto del contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio, y las complicaciones que el mismo implicó para el desarrollo de actividades en instituciones educativas, desde Campana Noticias iniciamos la conversación con la Prof. Eugenia Cossini y responsable institucional del colegio Austin ebs, en busca de obtener sus observaciones respecto al efecto que este distanciamiento ha tenido para docentes y alumnos, las modificaciones en hábitos y prácticas que el mismo ha significado, y los desafíos en vistas a futuro:

CN: Dado que el período de aislamiento social lleva ya algunas semanas… ¿Qué cambios han notado al adoptar nuevas formas de comunicación a la vez que se busca mantener el vínculo con los chicos?

EC: “La educación a distancia, el e-learning y el home office no son las grandes novedades en este nuevo escenario tecnológico mundial, aunque no podemos dejar de reconocer que para muchos lo haya sido. La modalidad virtual impuesta como única vía de comunicación sí lo fue. Adaptar ‘la escuela’ para que siga cumpliendo su rol formativo en la sociedad, su lugar para preparar a los estudiantes para transformarse en los ciudadanos del mañana, generando espacios de aprendizaje, desarrollo de hábitos y valores, significa en este contexto un esfuerzo enorme y un desafío educativo. Lo que empezó como 15 días de cambios en la rutina escolar se transformó paulatinamente en cotidianeidad. Esta situación generó no solo cambios en las planificaciones docentes sino la necesidad de gestionar transversalmente las emociones de niños y adultos interactuando en contextos de confinamiento y poca circulación. Las nuevas relaciones en torno a la salud, el trabajo y la educación se convirtieron en un marco dinámico a considerar en las planificaciones curriculares”.

CN: ¿Qué estrategias consideran han resultado exitosas al momento de encarar esta nueva forma de trabajo?

EC: “Tener en cuenta el ámbito familiar en el que se desarrollan las clases, establecer rutinas y haber podido generar un nuevo ritmo escolar fue uno de los mayores logros de Austin ebs en tan poco tiempo. El colegio tiene 30 aulas virtuales, con docentes divididos en grupos reducidos por los mismos grados definidos a principio de año. Esto permite continuar la educación personalizada en el nuevo ámbito de las plataformas colaborativas y fomentar mayor interacción entre los estudiantes. La primera semana de mayo, se pudo realizar un ‘cierre de primera etapa’ con una valoración de lo aprendido con cada docente y estudiante. Fue y es fundamental el enfoque de nuestro proyecto pedagógico basado en el pilar de la educación emocional. En este sentido se promovió desde el comienzo el desarrollo de talleres, encuentros grupales e individuales con el equipo de orientación para poder atravesar este contexto difícil desde una actitud positiva, con paciencia, resiliencia y manejo de la frustración”.

CN: Con estos logros en mente, ¿cuáles son los próximos desafíos?

EC: “El objetivo es construir esta nueva normalidad lo más saludablemente posible, aprendiendo habilidades para sobrellevar y adaptarse a nuevas formas de aprender y enseñar que aseguren la continuidad pedagógica. Buscamos comprender las limitaciones que surgen en cada familia, desde las distintas realidades que atraviesan, flexibilizándonos y buscando alternativas disponibles. La realidad de los niños y los adolescentes son diferentes, y tenemos que estar atentos a sus necesidades, la imposibilidad de espacio de privacidad muchas veces supone renovar los acuerdos de convivencia áulicos. Nuestras plataformas online ya eran usadas por parte del colegio, la pandemia hizo que se cambiaran las preguntas y buscáramos nuevas respuestas. Exploramos las nuevas oportunidades que la cuarentena nos brindó y seguimos aprendiendo juntos, con clases interactivas y creativas, siempre valorando el proceso. Es así, que hasta el seguir ejercitándonos y cuidar nuestra salud desde las clases de educación física virtuales tuvo que resignificar su rol e importancia en el ámbito familiar”.

CN: Justamente en cuanto al ámbito familiar, ¿qué implicaron estos cambios respecto a la relación con la comunidad de la institución?

EC: “Estamos compartiendo este proceso con las familias, investigamos, indagamos y reflexionamos, y hacemos todo lo posible para también divertirnos con los estudiantes. La continuidad pedagógica nos ubica en seguir por el camino de la retroalimentación y la valoración continua del aprendizaje. En este sentido, nos escuchamos y nos apoyamos en las tutorías. Pensamiento y comprensión son nuestro marco constante. Además, mantenemos las clases de educación artística, educación ambiental e informática. También generamos espacios de encuentro con padres y realizamos actos escolares online. En este sentido, logramos llevar a cabo las reuniones de padres en todos los niveles compartiendo inquietudes y retroalimentado esta adaptación de mejora continua”.

CN: Entonces SÍ es posible lograr una continuidad pedagógica ante las dificultades actuales…

EC: “Luego de más de un mes, ya sostenemos la doble jornada escolar con un vínculo permanente con los estudiantes. Estamos convencidos que mantener y adaptar la escuela en funcionamiento virtual no solo será beneficioso a nivel pedagógico sino a nivel de la salud integral de los niños y adolescentes. Seguimos fortaleciéndonos y buscando desarrollar las competencias necesarias para dar respuestas en esta compleja situación y las circunstancias cambiantes".